Autor Tema: Asedio a Tulga Segundo  (Leído 1743 veces)

Nicman

  • ASG
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 2.640
  • Karma: 0
    • Ver Perfil
Asedio a Tulga Segundo
« en: Marzo 08, 2010, 04:00:24 pm »
Bueno, como el foro se está levantando últimamente, y algunos se quedan colgados de lo que sucede en esta deplorable guerra que afrontan los TBO, pensé en hacer una corta historia sobre una campaña sucedida hace unos días en Tulga 2. Al final pongo mi parte de batalla, aunque mis aliados también participaron, pero no me gusta poner los partes de los demás sin su autorización  :P

Capítulo 1: Publicidad Falsa:

 El anuncio estaba hecho, la guerra se había declarado y nuestras fuerzas se preparaban para el inicio de las hostilidades. Las radios, los programas televisivos, la publicidad en Internet, y hasta naves patrulleras de la ciudad anunciaban continuamente el inicio de las hostilidades. Casi todo el planeta festejaba con bailes y cantos en las calles, era una verdadera fiesta. Unos jugaban a las cartas y otros reían, mientras esperaban su turno para enlistarse al ejército Eibremita.
 Recuerdo perfectamente la felicidad que nos invadía, por fin íbamos a participar de la guerra, y darles una lección a esos malvados Tulganitas, que durante sus campañas expansivas habían provocado la muerte de millones de Musikianos y Comicitas.
 Una de las frases favoritas de la gente era: “¡Venganza y muerte a los duendes Tulganitas!”. Supongo que yo también me dejé llevar por la publicidad, pero no tanto como para enlistarme, hasta que me encontré con mi grupo de amigos… ellos se estaban preparando para enrolarse. Sus familiares lloraban de alegría, los héroes viajarían a los frondosos y espesos bosques de los planetas Tulganitas, pisarían unas cuantas cabezas y luego volverían condecorados con innumerables medallas, y llenos de apasionantes historias. Sus novias también alegres los despedían…
 Lo pensé un rato, bueno un ratito, y me dejé llevar por la alegría de la población, creo que fue un gran error, no sólo mío, sino de todos aquellos que decidieron enlistarse.
 La fiesta duró todo el día y toda la noche, y continuó al día siguiente, la fila de inscripción era enorme, aunque también podía hacerse vía Internet, pero las páginas estaban colapsadas.
 Habré esperado 4 horas hasta  alcanzar el escritorio de enrolamiento, pero cuando al fin estuve ahí la felicidad se me agotó, un escalofrío me recorrió el cuerpo. Pero ya estaba ahí, mis amigos esperaban su turno, y no podía decepcionarlos.
  Luego de la inscripción, nos esperaba un curso intensivo de unas horas, creo que fueron 6 horas seguidas donde se intercalaban discursos con entrenamiento físico, táctico y de manejo de armas. Fue la carrera más corta que alguno de los enrolados pudo haber hecho, “nos recibimos de soldados rasos” en tan solo 6 horas…
 Dormimos bien esa noche, unas 8 horas, y al transcurrir estas comenzamos a caminar en columnas por las avenidas hasta las enormes naves. Calculo que cada una portaba el demente número de un millón de hombres, sin contar a los tripulantes que supongo que eran unos quinientos mil.

Capítulo 2: ¿Tan fácil?

 Las naves eran frías, estábamos concentrados en containers, si, containers, unas 15 personas por cada uno. Estos se apilaban en las enormes bodegas de las naves, y eran conectados por unos barandales improvisados, por los cuales accedíamos a las escaleras para bajar. Siempre a la hora de comer nos atascábamos, éramos miles por escalera.
 Al tercer día estábamos todos medios perdidos, no sabíamos qué pasaba ni cuanto faltaba para el gran día, pero menos mal que recibimos noticias alentadoras. El mismísimo almirante de la flota, un supuesto comandante de las fuerzas especiales de la Lightning-Corp., una corporación rebelde que sugirió las estrategias a realizar una vez llegáramos al objetivo, comunicó mediante los mega parlantes de la nave lo que sucedería luego de tomar el planeta, algo que ya estaba dado por hecho. Supuestamente, luego de ocupar el planeta, un gran ejército de esta misma corporación llegaría con suministros y unos doscientos sesenta millones de hombres de refuerzo. Algo que nos alentaba aun más, ya que nuestro número alcanzaba la cifra de doscientos millones, y ese número literalmente doblaría nuestro número y nuestra moral.
 Durante la semana que duró el viaje hasta nuestro objetivo escuchamos varios discursos que nos contaban de las maravillosas naves de las que disponían los Eibremianos, de la enorme flota Comicita que llegaría a respaldar la invasión, y de las tecnológicas naves de la Lightning-Corp que llegarían con refuerzos y suministros, suministros que estarían compuestos no sólo por alimento, sino también por materiales de festejo, como alcohol, pelotas e instrumentos para hacer desfiles luego de la conquista, entre otras cosas.

Capítulo 3: El martirio

 El gran día llegó, nos alistamos en la parte inferior de la bodega, donde miles de cápsulas que portaban un número máximo de 150 hombres cada una se preparaban para recibirnos, y luego caer en la superficie del planeta. El almirante antes del momento decisivo nos dijo:
 “Estamos en la órbita de Tulga Segundo, un lugar hostil, donde millones de trampas, minas, Tulganitas, armas de asalto, y baterias anti aereas intetarán matarlos. Su objetivo es eludirlos y eliminarlos. No olviden que están aquí para defender a su patria, y que morirán por ella antes de verla humillada”.
 Rápidamente accedimos a las cápsulas, y estas se liberaron sobre toda la superficie sur del Planeta, avanzaríamos desde allí hasta el meridiano ecuatorial del planeta e izaríamos nuestra bandera.
 El almirante no nos mintió del todo, la artillería que nos recibió de brazos abiertos era mínima, aunque se reportaron millones de bajas durante el descenso. Ese momento de locura y de miedo nos inspiró para una vez liberados en la superficie, brotar de las cápsulas como bestias rabiosas y correr impulsivamente hacia donde los Tulganitas nos esperaban. La batalla se inició con sorprendentes victorias aplastantes hacia nuestros enemigos. Pero el número con el que contaban era mucho mayor del que esperábamos, y el almirante sanguinario que los comandaba, al que llamaríamos justamente como  al planeta, Tulga Segundo, reaccionaba con movimientos tácticos verdaderamente buenos y rápidos.
 La batalla, que se suponía iba a durar no más de un mes, se extendió aun más y más. Los Tulganitas eran más de lo que suponíamos, y su número mermaba y rompía cada vez mas nuestras líneas. Hasta que 4 meses después de intensa muerte y noche tras noche de no dormir, naves aliadas sonaron la alarma… El asedio había terminado, nuestras fuerzas se replegaban. Una nueva carrera contra reloj se iniciaba, los más rápidos y hábiles lograrían llegar a las cápsulas y regresar a las naves, el resto caía uno tras otro ante el intensivo fuego Tulganita, que al ver como huíamos se poseían más y más, su frenesí de nuestra sangre era cada vez mayor.
 En la nave el almirante nos tranquilizaba, nos avisaba que la flota Comiciana habia llegado, y que los refuerzos de la Lightning-Corp estaban al caer, que el asedio no debia ser abandonado, que tanto las flotas Eibremitas y Comicianas lucharían a muerte en la órbita de Tulga Segundo hasta que una nueva invasión aplaste a las fuerzas que aun se resistían en ese nefasto planeta.
 Creo que justamente esa terquedad de nuestro almirante fue la que nos llevó a la ruina…
 
 Capítulo 4: Un verdadero Infierno.

 El asedio se extendió un mes más, intensas batallas se dieron en toda la órbita del planeta, forzando la ocupación, aunque la flota Tulganita presente esta vez no permitió el desembarco de nuestras fuerzas, pues ahora éramos muchos mas, unos 353 millones, y ellos con las pérdidas anteriores no alcanzarían los 100 millones. Su única salvación era lograr destruir nuestras tres flotas. Esa era su única oportunidad, y así lo hicieron. Desde las pantallas a lo alto de las bodegas de las naves, y de los comedores, veíamos lo que ocurría allí fuera en el espacio. Una poderosa flota Tulganita emergía del planeta, eran tantas como nosotros, y hasta más. Nuestras 3 flotas, como se encontraban divididas eran superadas 3 a 1 por nuestros desquiciados enemigos.
 No podíamos unirnos, la órbita del planeta era muy grande, y si nos juntábamos sus fuerzas se filtrarían y el bloqueo se perdería.
 Desde las pantallas veíamos en un principio maravillados el juego de luces que sucedía a la distancia, pero poco a poco nos asustábamos cada vez mas, pues nuestras débiles naves estaban cada vez más cerca de nuestros enemigos.
 La batalla continuó y horrorizados veíamos como cientos de naves aliadas caían una tras otra, una tras otra, estábamos siendo despedazados…
 Al fin el almirante renunció a su terquedad y ordenó la retirada, pero ya era muy tarde. Las fuerzas enemigas nos habían alcanzado y la batalla estaba librada. Las naves acorazadas que no portaban legiones de infantería se amontonaron delante del fuego enemigo, y desviaron todas sus energías hacia sus poderosos escudos. Una maniobra desesperada para proteger a las naves de desembarco, que intentaban huir lo más rápido que sus propulsores se lo permitían. La alarma sonó, la nave era evacuada, múltiples destructores nos habían alcanzado y abrían fuego sobre nosotros. Miles y miles de cápsulas emergían de las naves y eran aniquiladas, millones de hombres flotaban en el espacio, entre la chatarra espacial.
 Sólo unas 62 naves sobrevivieron al infierno, unos pocos logramos salir de ese desastre con vida, unos pocos volvimos a nuestro país como héroes, aunque la población nos odiaba por el desastre de la operación sobre Tulga segundo… Al desembarcar, agobiados por el terror vivido, sólo recibimos insultos por parte de nuestros compatriotas: “Inútiles, no saben ni manejar un arma y se hacen llamar soldados”.
 Es así, como agobiado por esta horrible experiencia que viví, cuento mi historia.

 Y aqui va el parte propio:
 Mis naves están subrayadas para que se entienda un poco el parte, porque o si no uno se pierde con tantos nombres nuevos  :P

Batalla en la orbita de Tulga 2

La flota F1 del imperio Tulgania con 619 naves
bajo el mando del almirante Tulganido II
atacó la flota Artillero Segundo del imperio Lightning-Corp de 54 naves
bajo el mando del almirante Ejecutivo Paco
el 06-03-2010, 20:50.12 en la orbita de Tulga 2.

Parte de Batalla


bajo el mando del almirante Tulganido II su flota gana la iniciativa!

6 Maremer FP1 [Acorazado Pesado] disparan sus cañones contra 182 D02 y 22 dañadas [Destructor]
produciendo 45 impactos en el enemigo.
Sus escudos absorben 14 de ellos.
Dañadas 6 naves.

176 D02 y 28 dañadas [Destructor] disparan sus cañones contra 6 Maremer FP1 [Acorazado Pesado]
produciendo 1192 impactos en el enemigo.
Sus escudos absorben 877 de ellos.
Dañadas 6 naves. Destruidas 6 naves.

1 c3 [Carguero grande] cargan contra la flota de Lightning-Corp.

3 Frenodon G21L [Acorazado Pesado] disparan sus cañones contra 167 CO01 y 61 dañadas [Corbeta]
produciendo 4 impactos en el enemigo.
Sus escudos absorben 1 de ellos.

176 D02 y 28 dañadas [Destructor] disparan sus cañones contra 3 Frenodon G21L [Acorazado Pesado]
produciendo 1421 impactos en el enemigo.
Sus escudos absorben 916 de ellos.
Dañadas 3 naves. Destruidas 3 naves.

2 Artillero G2 [Nave Nodriza] salen de la formación adelantandose a sus lineas.

141 CR02 [Crucero] salen de la formación adelantandose a sus lineas.

2 Artillero G2 [Nave Nodriza] disparan sus cañones contra 1 c3 [Carguero grande]
produciendo 38 impactos en el enemigo.
Sus escudos absorben 0 de ellos. Destruidas 1 naves.

141 CR02 [Crucero] disparan sus cañones contra 2 Artillero G2 [Nave Nodriza]
produciendo 1964 impactos en el enemigo.
Sus escudos absorben 1258 de ellos. Destruidas 2 naves.

28 D01 [Destructor] se despliegan en una de las alas de la flota de Tulgania.

3 Frenodon G11L [Carguero enorme] se despliegan en una de las alas de la flota de Lightning-Corp.

28 D01 y 17 dañadas [Destructor] disparan sus cañones contra 40 Transgaláctico [Carguero enorme]produciendo 318 impactos en el enemigo.
Sus escudos absorben 0 de ellos. Destruidas 40 naves.


Fin de Batalla

228 CO01 intentan abordar un escuadrón de 3 Frenodon G11L
con éxito capturando 3 naves

Pirateado: 0 metal, 0 tecno, 0 combustible, 0 drym, 0 POBs

0 Frenodon G21L intentan abordar un escuadrón de 204 D02
siendo rechazados.

Tulgania:

D02 [Destructor]   Iniciales: 182 / 22   Finales: 176 / 28   Bajas: 0 destruidos y 6 dañados
D01 [Destructor]   Iniciales: 28 / 17   Finales: 28 / 17   Bajas: 0 destruidos y 0 dañados
CR02 [Crucero]   Iniciales: 141 / 0   Finales: 141 / 0   Bajas: 0 destruidos y 0 dañados
CO01 [Corbeta]   Iniciales: 167 / 61   Finales: 167 / 61   Bajas: 0 destruidos y 0 dañados
c3 [Carguero grande]   Iniciales: 1 / 0   Finales: 0 / 0   Bajas: 1 destruidos y 0 dañados

Lightning-Corp:

Artillero G2 [Nave Nodriza]   Iniciales: 2 / 0   Finales: 0 / 0   Bajas: 2 destruidos y 0 dañados
Transgaláctico [Carguero enorme]   Iniciales: 40 / 0   Finales: 0 / 0   Bajas: 40 destruidos y 0 dañados
Frenodon G11L [Carguero enorme]   Iniciales: 3 / 0   Finales: 3 / 0   Bajas: 0 destruidos y 0 dañados
Frenodon G21L [Acorazado Pesado]   Iniciales: 3 / 0   Finales: -3 / 3   Bajas: 3 destruidos y 3 dañados
Maremer FP1 [Acorazado Pesado]   Iniciales: 6 / 0   Finales: -6 / 6   Bajas: 6 destruidos y 6 dañados

Lightning-Corp: 0 metal, 0 tecno, 31520 combustible, 0 drym, 0 POBs y 350 legiones se pierden.

La flota defensora es destruida!

Vachy

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 583
  • Karma: -3
    • Ver Perfil
    • VachySoft
Re: Asedio a Tulga Segundo
« Respuesta #1 en: Marzo 08, 2010, 04:14:06 pm »
Vamos Tulga viejo y peludo nomas!!! Que pingazo... que pingazo!!!

destino

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 878
  • Karma: 11
  • Si no encuentras tu camino... Haztelo!
    • Ver Perfil
Re: Asedio a Tulga Segundo
« Respuesta #2 en: Marzo 08, 2010, 05:59:20 pm »
mmm muy buena historia nic =D
El objetivo de un soldado no es morir por su pais...., ¡¡sino k el otro bastardo lo haga por el suyo!!