Velmad

Junio 14, 2021, 11:18:26 am
Bienvenido(a), %1$s. Por favor, ingresa o regístrate. ¿Perdiste tu email de activación?
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate. ¿Perdiste tu email de activación?

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

Velmad » Velmad » Velmad: Batallas en el mar » AARs (After Action Reports) » Batalla Mediterraneo: bitacora del Capitan Huracan Smith, HMS Defence.

Autor Tema: Batalla Mediterraneo: bitacora del Capitan Huracan Smith, HMS Defence.  (Leído 8377 veces)

Huracan Smith

  • Flota francesa
  • Hero Member
  • *
  • Mensajes: 1.570
  • Karma: 21
    • Ver Perfil
Re: Batalla Mediterraneo: bitacora del Capitan Huracan Smith, HMS Defence.
« Respuesta #30 en: Febrero 23, 2008, 07:56:23 am »
Mis artilleros hiciero  su disparo, pero estaba cansados. El Franklin, atrono una vez mas con sus tremendos cañones, y cundio la muerte y la desgracia en mi nave. Mi casco, ahora estaba en estado critico, haciendo agua ahora. Previendo el final, di la orden de abordaje, mis costillas fracturadas, me estaban impidiendo gritar, y apenas podia levantar mi espada para confirmar mis ordenes con el gesto, asi que use la cadena de mandos: mis ordenes las daba al primer oficial, quien a su vez las gritaba como para que nadie deje de escucharlas.
Mi infanteria de marina, con sus uniformes rojos, se lanzo al abordaje. pero la tripulacion del franklin estaba preparada y luego de una breve pero salvage lucha cuerpo a cuerpo, los hice regresar. Fue nuestra primera carga. El Franklin, nos hizo otra andanada terrible, menos mal que el Minotaur, nos ayudaba con sus baterias, porque causo estragos entre la tripulacion francesa. Mi gente, castigada como lo estaba, comenzo a tomar conciencia de nuestra situacion: nos hundiriamos sin remedio si no lograbamos abordar al Franklin, porque nuestra maltratada nave no soportaria muchas mas andanadas de esas.
Entonces el destino nos dio otra sorpresa: el Mayestic, con su tipulacion inglesa prisionera por los franceses que lo capturaron, se acercaba, embistiendonos como un brulote, empeorando nuestra situacion.
Se me ocurrio una idea entonces: Numero uno, le dije a mi oficial. Si logramos abordar al Mayestic, Liberariamos a su tripulacion, y si la suerte nos acompaña, podriamos abordar al Franklin con ayuda de los chicos que ahora estan prisioneros- Mientras podiamos ver como nuestra nave estaba recibiendo otro sacudon del choque. El Franklin intento dehacerse de nuestros ganchos de abordaje, pero fracasaron en su intento, mientras se cruzaban las balas de ambos bandos, sin animarse a pasar al otro buque, ambas tripulaciones se habian parapetado cada cual donde podia, enviandose salvas de fusileria y pistolas cada vez que las recargaban, los franceses tratando de cortar los cabos de los gancho9s aferrados firmemente a su costado, y los nuestros haciendo descargas de fusileria cada vez que lo intentaban . Con mi nave ahora con un enemigo en cada una de sus bordas, mi situasion era muy complicada: Entonces, requerido por las urgencias, tome mi desicion: abordariamos el Mayestic.
Sus ocupantes franceses debian pelear contra mi tripulacion y ademas cuidarse de sus prisioneros ingleses, quienes quienes, estaba eguro, esperaban el momento de rebelarse, liberandose de sus captores y volver a la batalla.
Asi que deje uno de los escuadrones de infanteria con fusiles para repeler un posible ataque de la tripulacion del Franklin, y algunos marineros para la defensa. Y di la orden de abordar el Mayestic por el otro lado, mi gente lanzo los ganchos tambien por babor; y, mientras yo le rogaba a mi suerte que no me abandone; di la señal de abordaje......
MI gente acosada un poco por la desesperacion de ver nuestra nave haciendo agua, se lanzo frenetica a la batalla por el costado de babor, abordando rapidamente el Mayestic, cuya tripulacion no era tan numerosa, pero seguramente no esperaban un ataque tan rapìdo ni patente. Yo creo que su capitan, (y luego pude confirmarlo) esperaba cierta confusion por parte de nuestra gente, que atacada por ambos flancos no podria sostener la situacion. Pero, como dije antes, ellos (la gente del Mayestic) era poco numerosa y debian, ademas custodiar a los prisioneros que estaban en una de las bodegas, lo que emparejo las cosas.
Al capitan del Franklin (a quien deberian deberian darle una medalla): rodeado por varias naves, nos estaba causando estragos, y aun tiene infulas para continuar atacando. MIentras mi gente abordaba el Mayestic, la gente del Franklin ataco mi nave con una carga sobre mi cubierta, que si no fuera porque deje tres filas de fusileros y todos los marineros que quedaron alli, con pistolas y sables, nos habrian tomado el control de la nave inmediatamente. Senti gran respeto por un rival de esa clase. Con gran dificultado logramos repeler su abordaje, porque nuestra gente, la que abordo el Mayestic, libero rapidamente a los prisioneros ingleses y pudo volver cuando el enemigo estaba en medio de lo mas duro de la batalla, ayudando asi a repeler el ataque. Si logro capturar su nave, lo recordare mientras viva. SI perezco contra ese tipo de rivales, no sera una deshonra.
« Última modificación: Marzo 15, 2008, 03:58:00 pm por Huracan Smith »
".... demasiado facil tirar palos "

ID:116
"Si un dia para mi mal,
viene a buscarme la parca,
empujad al mar mi barca
con un levante otoñal,
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas... "



Huracan Smith

  • Flota francesa
  • Hero Member
  • *
  • Mensajes: 1.570
  • Karma: 21
    • Ver Perfil
Re: Batalla Mediterraneo: bitacora del Capitan Huracan Smith, HMS Defence.
« Respuesta #31 en: Febrero 24, 2008, 07:24:44 pm »
Cuando la trpipulacion del franklin se retiro, nuestra gente aprovecho su retirada y abordo tambien al enemigo, en un rapido contraataque.
Una y otra vez mis infantes ayudados por algunos tripulantes del Mayestic liberados, pisaron la cubierta del Franklin, pero en todos nuestros intentos nos topamos con una ferrea defensa, frustrando nuestros esfuerzos a sangre y fuego.
Su capitan lideraba a sus tropas, lo que parecia infundirle valor a su mermada tripulacion. La lucha se tornaba cada vez mas desesperada, a tal punto que ambos bandos teniamos bajas cada vez mas dolorosas.
Yo me sentia particularmente frustrado debido a mis costillas quebradas que me hacian padecer un suplicio....y para colmo de males, el carpintero en medio de uno de los abordajes, se me acerco y me trajo un funesto informe: mi nave hacia agua y me solicitaba urgentemente personal para achicar la bodega....
Ante una desesperada andanada del Franklin, mi nave, el valiente Defence, tuvo nuevas averias y su linea de flotacion ya no resistió tantos castigos. Asi que tuve que poner a mucha gente a ayudar al carpintero y achicar el casco, ya que la bodega comenzaba a inundarse.
Lo mismo le pasaba al Mayestic, que tambien tenia a toda su gente achicando el casco, del agua que penetraba en el.
Di las ordenes pertinentes, y me concentre nuevamente en el abordaje, la unica esperanza que nos quedaba.
Le di instrucciones a mi primer oficial de comandar una de las alas de la infanteria: esta vez el abordaje seria con toda la gente disponible. Nuevos voluntarios de la tripulacion del Mayestic (algunos con heridas) se acercaron tambien para engrosar nuestras mermadas filas. El capitan de la nave francesa se habia atrincherado de una muy habil manera y nos costaba horrores penetrar su cerrada defensa.
El Orion, mientras tanto, asomaba su proa detras de mi popa, a estribor, acudiendo en auxilio de la desesperada situacion de mi sufrida nave.
Mis infantes estaban otra vez listos para intentar nuevamente la victoria, derrochando valor otra vez. Levante de nuevo mi espada.......y la señal de ataque partio de mi brazo al grito de ¡¡¡al abordage!!! Una vez mas.
« Última modificación: Marzo 15, 2008, 04:12:31 pm por Huracan Smith »
".... demasiado facil tirar palos "

ID:116
"Si un dia para mi mal,
viene a buscarme la parca,
empujad al mar mi barca
con un levante otoñal,
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas... "



Huracan Smith

  • Flota francesa
  • Hero Member
  • *
  • Mensajes: 1.570
  • Karma: 21
    • Ver Perfil
Re: Batalla Mediterraneo: bitacora del Capitan Huracan Smith, HMS Defence.
« Respuesta #32 en: Febrero 28, 2008, 02:33:46 am »
Ya no pude hablar mas. Solo era cuestion de esperar y confiar en el destino. Mis hombres saltaron otra vez sobre la cubierta del Franklin que estaba bañada en sangre, la muerte no hace diferencias ciuando debe llevarse sus victimas. La sombra del Orion aparecio del otro lado del Franklin, y en el medio de la sangrienta batalla que se desarrollaba sobre la cubierta de la nave francesa, cuando mis infantes estaban siendo rechazados por otra funesta vez, los soldados del Orion saltaron por la otra borda sobre la nave enemiga, atacandolo en un segundo frente de batalla. 
Los franceses se defendieron como pudieron y mis hombres percatandose de la ayuda que recibian ahora, redoblaron esfuerzos, mas para que termine la lucha que para pensar en victorias. A estas alturas nadie, si no solo unos pocos pensaba mas que en sobrevivir y terminar de una buena vez la agonia del derramamiento de sangre.
Tras unos breves minutos, los franceses, sin poder resistir mas el ataque por ambos flancos, capitularon.  La bandera blanzca se levanto, y el capitan del heroico navio frances, solicito una tregua para tener conferencia y negociar la rendicion.
Tanto el capitan del Orion como yo estabamos ansiosos por terminar la lucha, asi que aceptamos. Decidimos conferenciar con el capitan frances sobre el puente de popa de la misma nave francesa.
Asi que nos dirigimos hacia alli. Con suma dificutad, camine tratando de disimular el dolor lo mejor posible hacia el lugar acordado.
El capitan frances, para mi sorpresa, estando tanto mi colega del Orion como yo y nuestros respectivos oficiales en el lugar, se dirigio a mi ofreciendome su espada. En un exelente ingles y haciendo gala de una caballerosidad impecable me dijo algo asi:
"Caballeros, nos rendimos y le entregare mi espada a usted, monsier capitan del Defence. Creo que luego de tanta gente de su nave perecida en batalla, no podria menos que reconocer su valor, apesar de las circunstancias, entregandole en reconocimiento mi espada. Soy ahora su prisionero mensieur".
Mire a mi colega, el capitan del Orion quien me hizo un gesto de asentimiento y dijo: es justo capitan. Entonces procedi a tomar la espada. Por supuesto, debido al arrojo demostrado por el y sus hombres, le hice entrega de su enseña patria. No se merecia este valiente, ni su gente que les quitara su bandera. Asi que se la entregue como gesto de reconocimiento. Luego continuamos las conversaciones de las condiciones de rendicion, y civilizadamente, luego de esa feroz batalla, tome el mando de la nave, designando a mi primer oficial como capitan en forma interina del Franklin, asta llegar a puerto.
La batalla del Mediterraneo, para mi Defence, habia terminado ya. El resto de la flota estaba persiguiendo a las naves enemigas que huian en diferentes direcciones.
El capitan enemigo permanecio en su camarote donde se dejo una guardia de dos hombres.
Durante el viaje de regreso, los dias subsiguientes, lo invite algunas veces a cenar con mis oficiales, y le permiti que se mueva libremente por el puente durante dos horas por dia, siempre acompañado de su escolta por la nave. Siempre se comporto como un verdadero caballero respetando su palabra dada de no intentar escapar.
Y yo ....bueno yo tuve que permanecer en mi camarote durante varios dias con fiebre, y en quietud para recuperarme de mis heridas. Aproveche todo ese tiempo en escribir estas memorias de la batalla, en mi diario personal aunque tuve que recurrir a mi bitacora para recordar algunos detalles.
El almirante sir Archibald Pawnine, como reconocimiento, me regalo una exelente pintura del HMS Defence, que esta colgada detras de mi escritorio en mi camarote.
Nunca olvidare esta batalla, sin duda la mas dura que luche en mi carrera como capitan. Y tal vez la mas peligrosa, donde estuve a punto de irme a pique como un ladrillo en el medio del mar, noble testigo de tanto derramamiento de sangre.
Mi primer oficial recibio una condecoracion por su desempeño y fue recomendado especialmente por un humilde servidor para que ocupe un cargo de capitan de fragata, cosa que fue aceptada por el almirantazgo.
Mi medico, el buen Tobias Granger, me vigilo como un guardian a un prisionero, pero matizo algunas de mis tardes de obligada quietud con algo de musica de su violin, que ejecutaba maravillosamente.
Mi grumete, no se libero de mis lecciones, que le di luego de permitirle un buen descanso al chico. Se lo tenia ganado. Le he recomendado para que le sea entregada una medalla al merito por su labor humanistica durante su estadia en la enfermeria como abnegado ayudante del doctor.
Ahora oscurece en el Mediterraneo, y a traves de las ventanas de mi camarote (extrañamente intactas) puedo ver el horizonte de rojo color.
No somos mas que juguetes del destino en la inmensidad del mar, ganamos las batallas o perecemos en nombre del honor o de tantas otras cosas igualmente fùtiles y vanidosas..... pero que hermoso es poder contemplar el mar desde las ventanas del castillo de mi Defence, mecido por las olas y acunado por su silencioso andar.
« Última modificación: Marzo 15, 2008, 04:18:48 pm por Huracan Smith »
".... demasiado facil tirar palos "

ID:116
"Si un dia para mi mal,
viene a buscarme la parca,
empujad al mar mi barca
con un levante otoñal,
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas... "